Softbol súper master se activa en el Tom González

242
Se espera que el campeonato culmine 18 de diciembre

Los amantes del deporte de la bola suave en el Municipio Carirubana, vuelven a tomar el diamante del estadio Tom González, esta vez, los ocho equipos de la categoría súper master enfrentan un nuevo reto, coronarse campeones del torneo de softbol que organiza la asociación falconiana de la disciplina, que en esta oportunidad colocan como diadema mayor, la Copa Eugenio Colina.

En la tercera semana del compromiso, el equipo Caja de Agua de Ayer, derrotó 5 carreras por 0 a Las Piedras, en un partido donde la figura de José Gómez lució dominante desde la lomita y junto a los toleteros Mervin González y Marlon Sáez, llevaron a su equipo hacia la victoria.

Por su parte, los jugadores de Plins asestaron 9 carreras por 1 a los integrantes del Cuji, triunfo que lograron con Manuel Rojas desde el montículo y Alex Medina, Edgar Morillo, Willians Carrasquero y Antonio Guanipa desde el madero.

“El campeonato va muy cerrado, los equipos muestran buen talento y en estas tres semana ha trascurrido con gran éxito cada una de las jornadas”, comentó Segundo “Yiyo” Manaure, presidente de la Asociación Falconiana de Softbol.

Se tiene pautado que el evento deportivo tenga su desenlace final el 18 de diciembre.

Buenas noticias

Aunado a esto, Manaure refirió que el pasado sábado, se efectuó la convención anual de la Federación Venezolana de Softbol, concentración que tuvo lugar en el Municipio Los Taques del estado Falcón, donde se tocaron temas de mucho interés para los jugadores de softbol del país.

“Se nos dio información sobre los campeonatos nacionales e internacionales que se disputarán el próximo año, tanto en México como Oklahoma y Republica Dominicana. Aquí nos tocaría hacer competencias juveniles, doble “A”, adulto masculino y femenino, de manera que podamos sacar la selección que nos represente en los eventos nacionales para ver quiénes de nuestros jugadores pudiera entrar a la selección nacional”.

JAVIER MORILLO

Fotos: Andrés Arévalo