Monseñor Carlos Cabezas, obispo de Punto Fijo: “La iglesia celebra la vida por encima de todo”

109
Cabezas: “El corazón del Papa procura elevar aún más el perdón a la gente”

Ante el anuncio que hizo el Papa al cerrar la puerta del Año de la Misericordia, sobre elevar el perdón al pecado del aborto, monseñor Carlos Cabezas, obispo de la diócesis de Punto Fijo, asegura que esta medida no aminora na gravedad del pecado, sino que busca dar una oportunidad a quien se arrepiente sinceramente y de corazón. “la iglesia celebra la vida por encima de todo”, afirma.

La carta que ha enviado el Papa a la iglesia, explica que la Misericordia no termina con el año, sino que se ha reforzado con el año Santo, pero para que perdure en la iglesia.

La primera práctica que ha tenido el Papa en la Misericordia, es un acercamiento al perdón del pecado del aborto, siempre que haya arrepentimiento sincero. “Si alguien se acerca a un confesionario a pedir perdón es porque en su corazón hay arrepentimiento”.

El aborto sigue siendo para la iglesia un pecado grave, pero esta carta es a fin de los corazones arrepentidos para poder acercarse aún más al perdón. “Busca aproximarse a las personas que sienten en su corazón el arrepentimiento y quieren transformar su vida. Él que se encuentre sin pecado que arroje la primera piedra, dice la palabra de Dios y el Evangelio ha venido para que tengan vida y vida en abundancia”.

El objetivo es hacer que la iglesia sea aún más misericordiosa, la iglesia que lleva el perdón debe elevarlo a su máximo extremo. “La persona que cometió este tipo de delito iba al sacerdote y el sacerdote tenía que pedir permiso al obispo para poder otorgar el perdón, muchas veces la persona no regresaba ya que no es fácil ir a un confesionario”.

Por ello cree que el Papa elevó esta bendición de acercar el perdón a los corazones arrepentidos. “Este pecado no se soluciona con un Padre Nuestro y un Ave María, por ello el sacerdote debe ayudar a la persona en su proceso de conversión y la penitencia debe ser conforme al delito cometido, siempre en el orden de la caridad y el amor”.

Desde el punto de vista pastoral, el Papa ha tenido en cuenta cuantas personas se van sin el sacramento debido a que necesitan la aprobación del obispo. Otro caso era alargar la potestad de perdonar el pecado del aborto. “El corazón del Papa está ligado a elevar más el perdón a la gente”.

Este ha sido uno de los resultados que ha comenzado a arrojar el año de la Misericordia y que se van a estar viendo gracias a las enseñanzas impartidas durante este tiempo. “Se cierra la puerta de la Misericordia, pero no se acaba la Misericordia, al contrario”.

En ello se reafirma el acercamiento de los jóvenes a la iglesia y a la pastoral juvenil; no solo en la Diócesis de Punto Fijo, sino en todo el país. Resaltó los encuentros que ha tenido el Papa con los jóvenes y afirmó estarse preparando para el próximo que será en Panamá. “Esto ayuda a que los jóvenes sientan la cercanía con la iglesia y que estén de la mano para rejuvenecerse”.

Dar un bocado a los más necesitados

Una de las condiciones indispensables es que la iglesia vaya a encontrase con los más necesitados. “Aunque no queremos hacer ninguna publicidad con el bocado que se les ofrece a una pequeña parte de la población en la diócesis, ese es nuestro trabajo”.

El comedor surgió en el año de la Misericordia para atender al más necesitado en la medida de las posibilidades, es solo con voluntariado y será hasta el día que se pueda. “Ojalá podamos calmar el hambre de mucha gente en la ciudad”.

Se ha sentido gratamente sorprendido por el fervor del pueblo falconiano y en especial el de la península que es la que ha conocido hasta ahora. “Hay mucho trabajo apostólico en las comunidades y creo que es fruto del amor de Dios que está obrando a pesar de nuestras flaquezas, pecados; el Señor va haciendo su obra”.

IRENE REVILLA

FOTOS: TOMÁS MARTÍNEZ