La comida es prioridad en Navidad para los paraguaneros

194
Ciudadanos miran las vitrinas con la esperanza de poder comprarse algo

La temporada navideña está llena de muchas cosas, entre ellas, la comida, vestir a los niños, comprar los juguetes, adornar la casa  y cumplir con las tradiciones. Pero la situación crítica que atraviesa el país y el sobrevivir día a día, ha complicado mantener las costumbres en los hogares venezolanos.

En un sondeo que se ejecutó en toda la ciudad, 90% de las personas coincidieron en una sola cosa: “la prioridad es buscar la comida para luego ocuparse de lo demás”. Durante un recorrido por las calles de la ciudad, se entrevistó a varios ciudadanos y en el caso de Teodoro Gómez, comerciante, indicó que lo primordial para él y su familia es buscar qué comer y no precisamente un banquete navideño, simplemente tener en su hogar los tres platos de comida.

Gómez tiene dos niños y con pesar manifiesta que hasta la fecha no ha podido comprarle nada, ni ropa ni juguetes. “Primero la comida porque es prioridad y ahora más que es tan difícil de encontrar”.

Por su parte, Maritza Garcés, camarera, madre de cuatro niños, coincidió que tampoco ha comprado nada para sus hijos. Afortunadamente ya no tienen edad como para comprarles el regalo del Niño Jesús, pero sí se ha preocupado por buscar los ingredientes para compartir una cena navideña en familia.

“Es difícil la situación, pero hacemos todo lo posible, ya no es como antes que para estas fechas ya se tenía todo comprado y preparado, el dinero solo nos alcanza para muy pocas cosas y primero que todo está la comida”.

Lina Velázquez, ama de casa y madre de dos niños, comentó que aún está a la espera de su esposo para poder comprar los estrenos de sus hijos. Debido a la situación que se vive en el país, se vio obligado a emigrar al exterior en busca de mejores recursos y poder cumplir con sus pequeños. “Trato de mantener la tradición, mi casa ya está adornada, los niños ya colocaron sus cartas en los arbolitos”.

Destacó que está haciendo un recorrido por las principales tiendas de la ciudad para estar organizados y preparados en cuanto llegue su pareja al país. Mantiene la expectativa de poder comprarles a sus hijos lo que piden y lo que se merecen. Otras personas entrevistadas coincidieron en lo mismo, pero no dejan de mirar las vitrinas y preguntar los precios para ver si con lo poco que gana puedan resolver, complacer y sobre todo mantener las tradiciones en familia.

ANDREA PIRELA

Foto: Tomás Martínez