Feliz día de la Virgen de Chinquinquirá a todos los zulianos

52

Este 18 de noviembre la feligresía del Zulia festeja a su patrona, la Virgen de Chiquinquirá, que llegó a aguas zuliana hace ya más de 300 años, convirtiéndose en el centro de la fe mariana en la región.

Hoy, en honor de la Virgen Morena, el pueblo zuliano desborda en halagos hacia ella. Muchos acudirán a su templo con una flor o una oración para agradecer algún milagro concedido, o simplemente, llenos de salud celebrarán su vida frente a ella.

Cientos de historias de devoción se escucharán hoy en los pasillos y alrededores de la Basílica, llenando de divinidad el ambiente del templo marabino.

Hoy en su honor, una serenata gaitera retumbó en el corazón de Maracaibo y con misas cada hora hasta el amanecer seguirán los honores de sus creyentes.

Cuenta la leyenda…

Un día del año 1709, una humilde mujer lavaba ropa a orillas del Lago de Maracaibo cuando vio flotando una tablita de madera fina.

La mujer la recogió para usarla en su casa tapando una tinaja de agua que tenía en el corredor de su vivienda. A la mañana siguiente, cuando estaba colando el café, la mujer escuchó unos golpes como si alguien estuviera llamando.

Fue a ver lo que sucedía y quedó sobrecogida de asombro al ver que la tablita brillaba y que aparecía en ella una imagen, era la imagen de Nuestra Señora de Chiquinquirá.

La mujer comenzó a gritar ¡Milagro! ¡Milagro!, por lo que de ahí proviene el nombre de El Milagro a la actual avenida junto al lago, donde estaba la casita de la lavandera.

Después de este hecho, muchas personas fueron hasta la vivienda de la mujer a presenciar la belleza de la tablita y la imagen. La humilde casita pronto se convirtió en un sitio de visita para venerar la imagen por parte de múltiples creyentes. Tiempo después, las autoridades de Maracaibo decidieron realizar una procesión en honor a ella.

De acuerdo a las historias, por orden de los representantes gubernamentales, la tablita de la Virgen era llevada en hombros por dos hombres elegidos por el propio Gobernador hacia la Iglesia Matriz, hoy Catedral de Maracaibo (iglesia de gente muy rica y donde sólo entraban los poderosos de la época), cuando al doblar una esquina, la imagen se puso tan pesada que impidió seguir moviéndola.

Finalmente, después de muchos ruegos al cielo y súplicas a la Virgen, uno de los presentes exclamó: “Tal vez la Virgen no quiera ir a la Iglesia Matriz y prefiera la de San Juan de Dios (la iglesia de los humildes) y así fue”.

Según la tradición popular, estas palabras se tomaron como una inspiración divina, puesto que la procesión cambió su rumbo hacia la iglesia de la gente humilde de Maracaibo y la imagen recuperó su peso normal.

Es por esto, que desde ese día, la Virgen de la Chiquinquirá, Chinita, Chinca, Chinquita, Reina Morena, como también se le llama, protege desde su templo, hoy la Basílica, al pueblo zuliano.

captura1

Noticia al Día