Fallece niño de 4 años encerrado en una vivienda

412
La abuela materna de Abraham Josué Vargas Colina inconsolable le reclamaba a su hija la falta de atención para el pequeño Abraham Vargas Colina

Abraham Josué Vargas Colina de 4 años, ingresó ayer a las 12:30 pm sin signos vitales al ambulatorio del sector Bicentenario, el menor padecía de hipoxia cerebral, condición que no le permitía coordinar los movimientos de sus miembros superiores e inferiores.

Según relatos de los allegados a la familia su madre no consideró la discapacidad del bebé y acostumbraba dejarlo solo, la mujer al regresar a su casa lo consiguió muerto y le pidió a su sobrina compañía para llevarlo al ambulatorio, pero ya era tarde para el pequeño.

Reyna de Colina abuela del infante señaló que estuvo a cargo de los cuidados y las necesidades de atención especial que requería su nieto por su condición, pero todo cambio cuando su hija decidió rehacer su vida y llevarse al pequeño a vivir en la calle 6 del sector Los Olivos. La afligida abuela entre llantos le reclamaba a la madre de Abraham la falta de atención y repetía que por ese motivo no quería permitir que se lo llevaran de su casa.

Sentenció que el tiempo que vivió con Abraham, no tuvo ninguna crisis ya que vigilaba el tratamiento, cuido y alimentación. “De repente decidió mudarse y no pude hacer nada solo le exigía que lo atendieran, en cambio ella lo dejaba solo”, dijo.

Se conoció por la señora Reyna que su hija Ruth Colina no atendía el llamado que le preocupaba como abuela, situación que no le permitía tranquilidad ya que en cada encuentro con su nieto evidenciaba el descuido al que estaba expuesto.

Por su parte el tío del infante Miguel Colina recalcó que estaban atentos porque hace poco se habían enterado que el niño había sufrido una factura y sospechaban que podía estar recibiendo maltratos por parte de su mamá o su padrastro.

El cuerpecito fue retirado por los funcionarios del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf), para efectuarle la necropsia de ley que arrojó muerte por insuficiencia cardiorrespiratoria aguda, encefalopatía Isquemica-Ipoxemica, retardo global del desarrollo y parálisis cerebral Infantil.

YULEIMA FLORES G.

Fotos: YUNIO LUGO