Exigen agua potable para La Sierra

145
A pesar de las recientes precipitaciones los niveles de los embalses no son suficientes para garantizar el suministro a todo el estado

Hipólito Molleja, miembro de la Fundación Ambientalista para el Desarrollo de La Sierra, lamentó que este eje falconiano siga padeciendo la falta de agua, cuando desde sus embalses se surte al resto de la población que habita en el estado.

La sequía ha sido tan fuerte que los habitantes de la Cruz de Taratara en el Municipio Sucre, tienen más de un mes que no le suministran agua, lo cual ha traído como consecuencia que los residentes consuman agua no apta.

Ante la grave situación, Molleja solicitó al Ejecutivo Regional y a Hidrofalcón que les den información sobre las plantas de tratamiento que fueron aprobadas hacen cinco años. “Se acordó y se aprobó a escala nacional que estas plantas se iban a colocar en el río Mitare para que los serranos tuviéramos la oportunidad de tomar agua potabilizada y hasta el momento lo que vemos son trabajos paralizados totalmente”.

Molleja especificó que en el año 2011 se aprobaron los recursos para comprar tres plantas de tratamiento y se informó que habían sido adquiridas, pero presuntamente se encuentran en los depósitos de Hidrofalcón.

También denunció que desde el 2008 solicitaron tanto al gobierno regional como nacional, la construcción de dos embalses una en el río Mitare y otra en el río Los Remedios para que se liberara Hueque y este pudiera surtir de agua a La Sierra, pero no se hizo y ahora todo el estado depende de la cuenca Hueque.

Aunque está lloviendo para La Sierra el agua no les llega, y cuando les surten, el agua es turbia. “El río Mitare al llover el agua se pone turbia y como no hay una planta de tratamiento, dan el agua cruda y llega realmente en condiciones no aptas para el consumo, pero muchas veces en verano el agua también se pone turbia, por eso la emergencia de las plantas de tratamiento”.

Además de plantearle la situación a Hidrofalcón, lo han hecho ante el Ministerio del Ambiente y a la gobernación, sin embargo, no han tenido una respuesta satisfactoria para los serranos.