El Papa llegó a Suecia para reconciliarse con los protestantes

33
En el país escandinavo el pontífice dará inicio a un año de conmemoraciones en torno a la Reforma Luterana

El papa Francisco y altos representantes de la Iglesia Luterana expresaron su profundo pesar por las masacres y prejuicios ocasionados por la división entre cristianos, y llamaron a proseguir el diálogo hacia la unidad. El pontífice llegó ayer a Suecia para dar comienzo a un año de conmemoraciones en torno a la Reforma Luterana. Mientras teólogos luteranos y católicos continúan con su diálogo doctrinal empezado hace 50 años, el Papa pretende acercar a los 1.200 millones de creyentes católicos a sus hermanos protestantes (aproximadamente 74 millones en todo el mundo).

La reforma.
 El 31 de octubre de 1517, el monje católico alemán Martín Lutero criticó al papa por el negocio que este hacía con las “indulgencias”, por el perdón de los pecados y un acceso facilitado al paraíso, colgando sus “95 tesis” en la puerta de una capilla de Wittengerg (sur de Berlín). Fue excomulgado y esta ruptura causó sangrientas guerras religiosas en las décadas posteriores.

“Debemos mirar nuestro pasado con amor y honestidad y reconocer nuestra culpa y pedir perdón”, expresó el Papa, rodeado de pastores protestantes, en una oración ecuménica celebrada en la catedral luterana de Lund.

En la ceremonia, cuya liturgia se había pactado con varios años de antelación, el cardenal suizo Kurt Koch lamentó el daño que católicos y  luteranos se hicieron mutuamente.

La Iglesia Católica también rindió homenaje a la contribución de Lutero: “Con gratitud reconocemos que la Reforma contribuyó a darle un papel central a la santa escritura en la vida de la Iglesia”, dijo Francisco en su homilía.

“No podemos resignarnos a la división y el alejamiento que la separación provocó entre nosotros. Tenemos la ocasión de reparar un momento crucial de nuestra historia, superando las controversias y los malentendidos que, a menudo, nos impidieron entendernos los unos a los otros”, agregó el pontífice.

El Nacional