Trucos para ahorrar tinta y dinero con tu impresora

217
La mejor manera de gastar poca tinta de impresora es preguntarnos si lo que vamos a imprimir es totalmente necesario

Las impresoras han quedado relegadas a ambientes de oficinas, donde empresarios, autónomos y empleados de todo tipo le sacan auténtico partido. El motivo no es otro que al día de hoy los cartuchos de tinta son, en muchas ocasiones, casi tan caros como la máquina en sí.

Pero si por la cuestión que sea, necesitas tener tu propia impresora doméstica podemos ayudarte a ahorrar tinta en tu impresora y así, como fin último, gastar menos.

La mejor manera de gastar poca tinta de impresora es preguntarnos si lo que vamos a imprimir es totalmente necesario.

Muchas veces, más en plena era digital, podemos sustituir el papel por otro tipo de soportes. Por ejemplo, tecnologías como los proyectores, tablets, correo electrónico, ereaders, han facilitado enormemente compartir documentos con otras personas sin consumir papel ni tinta.

A continuación cinco trucos para ahorrar tinta y dinero:

-Elige la fuente adecuada
El mundo de las fuentes es amplio y muy rico. Existen miles de tipografías distintas y no todas tienen las mismas propiedades. Por ejemplo, hay tipografías de palo seco, tipografías con serifa, de estilo antiguo, fantasía, que pesan más.

Entendemos por peso (light, regular o bold) las variables que afectan al trazo de un caracter. Los usuarios habitualmente utilizamos las fuentes más comunes, como Arial (una evolución de la Helvética) o Times New Roman, pero existen muchas otras que nos pueden ayudar a ahorrar tinta.

Las negritas, o bold, es el estilo que más tinta consume. Siguiendo esta misma lógica, las tipografías light son las más indicadas para no derrochar con la impresora.

-Aprovecha el modo escala de grises
Muchos textos y archivos incluyen imágenes o ilustraciones en color, como un logotipo por ejemplo, pero está en nuestras manos decidir si es relevante o no.

Si queremos imprimir una factura, un flyer o cualquier otro documento que acabará en las manos de un cliente o del público, hacerlo en color puede tener sentido. Para todo lo demás, lo más recomendable para ahorrar tinta es seleccionar el modo de impresión en escala de grises.

-Imprime en modo borrador
La definición y la calidad de impresión son valores subjetivos. Imprimir a 300 ppp (píxeles por pulgadas) es totalmente contraproducente si el contenido que queremos en soporte físico no tiene las características adecuadas. Por eso, la mayoría de las veces lo mejor es seleccionar como máximo los 72 ppp o activar el modo borrador.

-Renueva la impresora
Las impresoras, como casi todos los dispositivos electrónicos, cuanto más viejas, menos fiables. A veces un simple fallo en el hardware e incluso en el software puede tener consecuencias en el consumo de tinta. Por eso también es recomendable comprobar si el periférico está actualizado y si existen nuevos drivers oficiales en la página web del fabricante.

Globovision