Joven de EE.UU. despierta de coma hablando español fluido

213
La llamativa historia del joven de EEUU que despertó del coma hablando español

La vida de Reuben Nsemoh ha estado llena de incertidumbre últimamente.

Desde que sufrió una conmoción cerebral en un partido de fútbol, al adolescente de un suburbio de Atlanta le preocupa el hecho desde que le cueste trabajo concentrarse. Le preocupa también si a volver jugar su deporte favorito.

Pero lo que más lo inquieta es: ¿por qué de repente puede hablar de forma fluida español?

Nsemoh, de 16 años, terminó en un coma el mes pasado después de que otro jugador lo pateó en la cabeza en un partido.

Cuando se despertó, hizo algo que nunca había hecho antes: hablar español como si fuera hispanoparlante nativo.

Sus padres dijeron que él ya hablaba algo de español, pero que nunca lo hizo de forma fluida hasta el golpe.

Lentamente, su inglés está volviendo, y empieza a perder la fluidez en español.

El síndrome de acento extranjero es una condición muy rara en que las lesiones cerebrales pueden cambiar los patrones de habla de una persona, dándoles un acento diferente. El primer caso conocido fue reportado en 1941, cuando una mujer noruega sufrió heridas de metralla durante un bombardeo alemán, y empezó a hablar con un acento alemán.

Desde entonces ha habido apenas unas pocas de decenas de casos reportados.

Hace tres años, la policía encontró a un veterano inconsciente en un motel del sur de California. Cuando se despertó, no tenía memoria de su vida anterior, y hablaba solo sueco.

En Australia, una exconductora de autobús sufrió un grave accidente que le causó fracturas en la espalda y la quijada. Cuando se despertó, quedó con algo completamente inesperado: un acento francés.

Este año, una mujer de Texas que fue operada en la quijada ha hablado con un acento británico desde entonces.

“Es un deterioro en el control motor”, dijo a CNN hace unos años la doctora Karen Croot, quien es una de los pocos expertos en el síndrome de acento extranjero. “El habla es una de las cosas más complicadas que hacemos, y hay muchos centros cerebrales involucrados en coordinar muchas de las partes. Si una o más de esas partes quedan averiadas, eso puede afectar el tiempo, la melodía y la tensión en su habla”.

Agencia